LA ARRUGA

image_pdfimage_print

18 de octubre. Esta mañana al afeitarme he detectado una arruga en el entrecejo. Y no me lo podía creer. Mi piel tan tersa aparecía surcada por una arruga. Al principio creí que era una espinilla; pero no, encendí el foco del espejo y allí estaba: larvada pero abriéndose paso. Me he pasado toda la jornada espiando a mis compañeros de trabajo mientras buscaba en su rostro alguna arruga sospechosa. Los he visto más viejos a todos. Es horrible. Horrible.

20 de octubre. ¿Me estaré yo también volviendo viejo? Nunca he observado tanto a los viejos como ahora. Se les ve por todas partes, en los parques, en los centros comerciales: dando de comer a las palomas o leyendo los periódicos que nos entregan en las bocas del metro. Deberían taparse la cara, colocarse una máscara. Debería ser obligatorio que todos nos hiciéramos un molde de nuestra cara a los veinte años para poder encasquetarnos una mascara a los cuarenta. La cara de los viejos es repugnante. Si no hubiera viejos en los parques, las flores no se marchitarían. Si no hubiera viejos en los asilos, las enfermeras no envejecerían. Si los hijos no tuvieran padres mayores, siempre seguirían siendo adolescentes. Obsesionado por esta idea durante todo el día. No me la he podido quitar de la cabeza.

21 de octubre. La arruga existe por mucho que yo me empeñe en desviar la mirada. Me he propuesto no mirar ningún espejo, pero no da me está dando resultado. Veo en la cara de la gente mi propia cara. Ayer mismo, Clara me hizo notar la arruga que trato de ocultar. Lo dijo de pasada, mientras tomábamos un café, casi restándole importancia. Me dijo, como sorprendida, que la última vez que nos vimos no la tenía. Me dijo: “es ya una arruga de viejo”. Hice como que no le daba importancia. Le solté un tópico cualquiera mientras me salía una risa forzada que yo interpreté como de viejo: “son los años, que no perdonan”. Pero yo no estaba preparado para oír esto. Durante toda la charla con Clara, no podía dejar de analizar su rostro. “¿Por qué me miras tanto?”, llegó a preguntarme Clara. Ella también tenía una arruga que le tiraba del labio, la papada caída, las ojeras más pronunciadas. Pero no se lo dije. No me atreví a decírselo, a confesarle lo que estaba pensando. ¡Todos estáis más viejos!, me dieron ganas de gritar nada más abandonar el café. El mundo está más viejo, yo estoy más viejo. Habría que acabar con los viejos.

23 de octubre. Ayer he encontrado más arrugas. Alrededor de los ojos, en la frente. Siento que se van abriendo grietas por las que me desmorono. Habrán estado siempre ahí, pero lo importante es que me he fijado ahora. Hoy he estado más de quince minutos abriéndome las carnes frente al espejo, como si me estuviera espulgando. Por la tarde, un breve paseo por el parque: mirando niños en los columpios. Su piel de melocotón, sus rasgos todavía floreciendo. Ellos son mi modelo. Cuánto daría por volverme niño.

25 de octubre. La arruga es bella, me ha contestado mi psiquiatra cuando le he contado mi problema. Si supiera lo que estoy pensando no trataría de consolarme de una forma tan triste. Creo que no quiere tomarme en serio. Ahora mismo una arruga es la cosa más fea que yo puedo encontrar en las caras que miro. Le he ocultado que a veces me entran ganas de plancharme el rostro. Prefiero no divulgarlo, porque sé que entonces me tomaría por loco. En el taxi que me llevó hasta casa iba todo el rato imaginándome que lo hacía. Me veía planchándome la frente en el espejo, las patas de gallo, las verrugas. Todas las arrugas iban borrándose a cada planchada, mientras un olor a pan recién salido del horno me daba un aspecto de bebé saludable. Mi cara surgía cálida, transformada. Luego he sentido miedo, tal vez dolor, y no he querido seguir mirando. Más doloroso será lo que voy a tener que hacer.

26 de octubre. Lo sabía, lo sabía. La arruga solo era el indicio. Lo sabía. Pero me he tenido que dar cuenta hoy, precisamente hoy, el día de mi cumpleaños, al abotonarme el botón de la camisa que me habían regalado en el trabajo. Ahí estaba el pelo blanco en el pecho. No puede ser, me dije enseguida. Será un pelo del forro del abrigo. Pero no. Me lo tuve que arrancar. Y cómo duele. Tendré que hacer esto mismo todos los días, como una tarea más, como afeitarme por la mañana. Será una autentica tortura. Me depilaré, si ésta es la única manera de conservarme joven, de no cumplir más años. No pienso llegar a viejo. Me suicidaré, si es preciso.

28 de octubre. Hoy me he depilado el pecho. Por dios, qué mal lo deben pasar las mujeres. Creo que también me voy a afeitar la cabeza; más vale prevenir. Ayer en la droguería me han dado una crema que quita todas las arrugas. Le he dicho a la dependienta que las cremas eran para mi mujer. Me ha vendido un lote entero y me ha envuelto todo en papel de regalo. Una leche antiarrugas para reducir las líneas de expresión y otra hidratante para purificar la piel. Sólo tengo que aplicar las cremas una vez al día, pero me yo me las he untado dos veces. Por la mañana y por la noche. Tendré que levantarme más temprano a partir de ahora. Pero los paseos al anochecer por el parque me cansan demasiado. Me acuesto cada vez más tarde. Y no me duermo enseguida. Le doy vueltas a la idea, mientras doy vueltas y vueltas en la cama.

29 de octubre. He ido a la óptica y me he pasado quince minutos mirando letras de distinto tamaño. Me ha dicho el dependiente de la óptica que no necesito gafas. Le he insistido en que me hiciese otra vez la prueba. “No puede ser, necesito gafas”, le he dicho. Se ha quedado perplejo. Al final me he llevado unas gafas de sol. Ha sido una idea genial. No solo me tapará la arruga del entrecejo, sino que además impedirá ver las patas de gallo. Y se me ocurren más ideas como ésta, siempre cuando paseo por el parque. Cientos de ideas para combatir las arrugas. ¡No me van a vencer! Al salir me he mirado en un espejo de un escaparate. Me he visto haciendo una mueca rara con la boca. Y entonces me he dado cuenta. Es mejor que no haga gestos. No debo hacer ni un solo gesto. Es la única manera de detener las arrugas. A partir de ahora proponerse firmemente no reír nunca, no enfadarse, no fruncir el entrecejo. Hay que vencer las emociones. Ser frío como un témpano. ¿No dicen que el hielo conserva? Hay que pensar menos. Mejor no pensar nada. Sólo en las arrugas. Concentrarse en ellas. Seré eternamente joven. Y creo que he encontrado la fórmula.

31 de octubre. Encuentro memorable por la mañana con un viejo que acababa de salir de un club de jubilados. Una lástima; mañana ya no lo veré. Se va junto a otra hija para pasar tres meses de vacaciones en su casa. Cuatro ciudades distintas al año. Si hubiese permanecido más tiempo en la ciudad, yo habría puesto término a su peregrinaje. Al despedirme, le he estrechado la mano con todas mis fuerzas, con odio. Fue sólo un instante, pero vi cómo su cara se ponía pálida, como si le estuviera absorbiendo la sangre. La mía afluía en cambio primaveral, loca. Me quedó la mano caliente, la cara sonrosada, la cabeza fría. Durante el resto del día: excitado, hiperactivo. No he parado de hacer cosas. Me he movido por toda la ciudad como si tuviera diez años menos. Estado de buen humor; casi seráfico.

3 de noviembre. Me han preguntado en la oficina si me ha ocurrido algo, si me ha sentado mal el puente que me he tomado este fin de semana. He estado soberbio, totalmente inexpresivo. Me admiro de mi fuerza de voluntad. Han contado un chiste y no me he reído. Eso que me desternillaba por dentro. Montañés me ha preguntado si lo había entendido. He afirmado con la cabeza, sin pestañear. No hace falta ni mover la boca. He dicho que tengo una conjuntivitis, que no me puedo quitar las gafas de sol. Con ellas me siento más seguro. A través de ellas los veo más viejos, cada vez más viejos. Es como si las gafas ahumadas me mantuviesen a distancia de esa peste que los contamina. Mientras tanto, creo que me estoy volviendo joven.

5 de noviembre. Sigo frecuentando a los viejos en los parques. Noto que me atrae su olor a colonia de bebé, sus andares cansinos, sus gestos de niño que empieza a dar los primeros pasos. Me siento en los bancos junto a ellos y trabo conversación. Son tan débiles y yo, en cambio, tan fuerte… Al despedirme he estrechado con saña la mano de varios viejos. A alguno ya sólo le quedaba un hilillo de vida. ¿Pero cómo cortarlo de un solo tajo para que su muerte me dé más vida? He pensado mucho en este enigma. La piedra filosofal la tengo en mis manos. Y yo sin darme cuenta.

8 de noviembre. Creo que llevaré a cabo la idea que me ha estado rondando todos estos días. Con ella me liberaré por fin. Es demasiado audaz, lo sé, pero a grandes males, grandes remedios. El encuentro con todos estos viejos en el parque me ha confirmado en mi idea.

9 de noviembre. Por fin lo he hecho. Su rostro era un puro pergamino amarillo. Lo elegí entre muchas víctimas posibles. Durante muchas noches seguidas me he estado apostando en los parques y he sabido esperar mi momento. Durante media hora me estuvo refiriendo su vida, como si se me confesase. No debía ser mayor, pero qué viejo estaba: chupado. Yo lo chupe más. Lo absorbí. Mis manos fueron lo último que vio mientras lo succionaba. Oí cómo crujía la nuez, pero no gimió, no pataleó. Ni siquiera se enturbiaron sus ojos grises. He aspirado su aliento mientras se asfixiaba y me he sentido hinchado. Mientras él se iba poniendo amoratado, a mí me subían los colores por el rostro. Era lo que pensaba. Todavía estoy henchido, lleno, entero. Llevo cuatro horas despatarrado sobre la cama, como en éxtasis. Sólo los viejos saben morir de esa manera. Como si estuvieran esperando, esperándome a mí. Está claro. Son elegantes. Me gustó cómo se ha comportado, casi ayudándome, haciéndomelo fácil. Allí lo dejé sentado en el banco, como si hubiera dado una cabezada. Mañana hojearé los periódicos.

10 de noviembre. Solo he dormido tres horas y sin embargo me he levantado de un salto, pletórico, para ir a buscar el periódico. No tienen pistas. No saben nada de nada. No tienen ni idea. Y soy yo. Yo. Con mis propias manos. Las he visto hoy más limpias, más blancas, más puras. No he podido esperar a la noche para escribir el diario. Hoy no iré a trabajar. De alguna manera hay que celebrarlo.

11 de noviembre. No sólo son las manos las que están mas tersas. Hoy he ido al trabajo sin gafas de sol. Mis ojos brillaban con un fulgor extraño. ¿Me han preguntado si ya se me ha quitado la conjuntivitis? Y me reído, cómo me he reído: sin parar. Me tenían que decir ellos que parase. Ellos, dándome golpes en la espalda para que me calmase. Y he sido yo el que se ha atrevido a contar un chiste. ¿Me estará poniendo también de buen humor? El vigor se tiene que notar no sólo en el cuerpo. Mañana por la noche me daré otro paseo por el parque. No pienso depilarme más.

670 total views, 1 views today

2 respuestas a “ LA ARRUGA ”

  1. Tupacalos dice:

    Dicen que hay bellísimas personas que llevan en su interior un mundo de monstruos y se pasan la vida peleándose con ellos. Espero que no sea el caso porque la apariencia es de serenidad y paz, es decir absolutamente nada neurótica. Pero los personajes si que lo son… Terriblemente. ¿Será una terapia imaginar todo lo malo y arrojarlo a la inmaterialidad material del papel?
    Todos no, el chaval de «Biosca» era entrañable. De vez en cuando voy a cambiar cromos con él.

  2. Pobrecito hablador dice:

    Gracias, tupacalos por el comentario. Había pensado colocarle al cuento unas palabras de introducción; como no lo hice, lo hago ahora. Me hago cargo del texto, pero no del personaje (es un texto que tiene tres años, no sé si ahora lo escribiría, pero lo suscribo todavía.) Creo que en el arte también debe regir la moralidad, pero por desgracia esto casi nunca es posible. El arte está lleno de enfermedad; refleja la enfermedad del autor y la del mundo en que vive -sobre todo la de este último. El autor logra identificar la enfermedad y aislarla por medio de una carga simbólica, se va exorcizando de los demonios que le habitan. El arte además de ser educativo debería ser terapéutico tanto para el artista como para los que entran en contacto con la obra.

    ¿De quien es la culpa de que el artista esté enfermo? Para mí, la culpa la tiene la cultura y la sociedad en la que vivimos: Es un milagro que estando ella tan enferma, nosotros no estemos más graves todavía. ¿Quienes eran los enfermos Goya o la sociedad que caricaturizaba? El arte nos procura salud, pero sólo en rarísimas ocasiones la refleja y la transpira.

    Es todo un debate que merecería una tertulia y que desde luego se podría encuadrar dentro del tema «la neurosis y sus vivencias». Para que el arte sea saludable, el artista ha de haber conseguido una altas dosis de salud personal y sabiduría. Pero desde el momento en que ha conseguido traspasar esa frontera ya no siente la necesidad de sublimarse por medio del arte. El mismo ha producido en su misma vida la sublimación que a la que sólo le era posible acceder por medio del arte. Y resultan que los sabios no escriben; más bien se callan y actúan. Con sus actos se procuran la salud que antes se procuraban por medio de su arte. ¿Por qué los personajes de Dostoyeski, de Kafka o de Camus son delicuentes y enfermos, asesinos y suicidas? Debe haber varias respuestas, pero desde luego una de ellas es que sus personajes están enfermos porque el hombre en el que viven y y la sociedad en la que viven están enfermos. Y esto no ha cambiado, sino que ha empeorado. Kafka tuvo suerte y murio en 1924. Tuvo la suerte de no ver sus peores presagios cumplidos y de no ver a toda su familia exterminada en los campos para judios de la segunda guerra mundial. ¿Y qué decir del lugubre y pesimista Sábato que tuvo dirigir el famoso informe Sábato con el que se recabó toda la información de las tropelías cometidas por los militares argentinos: Ese informe ya estaba prefigurado 35 años antes en «el tunel» -que por cierto es una maravillosa novela sencilla, corta y efectiva de un asesino que mata por amor y celos y que, ya de paso, me atrevo a aconsejar..

    En fin, que el tema da mucho de sí: y posible tema para tertulia.El arte: salud y enfermedad o ¿son los artistos unos enfermos o unos chamanes? etc. La enunciación del tema todavía no la sé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 17 =