POETAS 101. Allen Ginsberg III (América)

 

 

 

Allen Ginsberg (Newark, 1926-New York, 1997) fue una de las figuras más destacadas de la cultura Underground de Norteamérica y gran impulsor, durante la década de 1950, de la generación Beat –abreviatura de beat-nik, que significa vencido o golpeado, pero también beatitud. Ginsberg saltó a la fama mundial como poeta con su célebre poema “Aullido”. Estudió en la Universidad de Columbia, donde conoció a Jack Kerouac, William Burroughs y Lucien Carr, con los que formaría un movimiento revolucionario contra el capitalismo y el estilo de vida americano. A finales de los años 40, Allen Ginsberg pasaría ocho meses en un hospital psiquiátrico después de tener una visión de William Blake que le embargó durante una semana. Un ejemplar del Bhagavad Gita con el que entró en aquel psiquiátrico le abriría las puertas de su interés por la Indía y el hinduismo. Entre 1961 y 1962 viajó a lo largo de ese país junto con su pareja sentimental durante tres décadas, Peter Orlovski, y también junto al matrimonio formado por los poetas Gary Snyder y Joanne Kyger. Un viaje que quedó ampliamente registrado en los diarios de Ginsberg y que se adentra en la fascinación por el budismo y la experimentación con las drogas más dispares. Esta fascinación por Oriente iba a quedar afianzada cuando en una calle de Nueva York tuvo un encuentro casual con Chogyam Trungpa Rinpoche, un budista tiebetano maestro de meditación que permanecería como su mentor durante el resto de su vida, llegando el poeta a impartir clases y seminarios de budismo en la Naropa University de Colorado. Durante los años 60 se embarcó en toda clase de movimientos de protesta no violenta, desde la oposición a la guerra de Vietnam hasta la defensa de los derechos de los homosexuales, convirtiéndose en un abanderado de “la revolución de las flores” y del movimiento hippie. Con su poema Aullido,  Ginsberg recobra la importancia de la oralidad para la poesía, ya que el poema fue elaborado con la finalidad de que fuera leído en voz alta. La primera vez que recitó este poema fue en 1955, en el curso del recital en la Six Gallery de San Francisco. Ginsberg había concebido cada verso como una unidad respiratoria, tomando a Walt Whitman como modelo, si bien con un tono más pesimista y siempre revindicando la poesía visionaria de William Blake. Por la crudeza del lenguaje y las imágenes que desplegaba, esta obra fue prohibida por escándalo al poco de su publicación en 1956. La segunda parte de aullido estuvo inspirada por las visiones que le provocó la ingesta de peyote, una más de las variopintas drogas con las que el poeta experimentaba para escribir poemas que iba recitando sobre la marcha mientras los registraba en un casete. Cuando en una entrevista realizada en 1993 se le preguntó cuál debería ser la función de un poeta, Ginsberg aclaró que el poeta tiene que revelar y explorar su propio conocimiento, dejando a un lado los artificiosos discursos políticos que pueden conducir a la manipulación. La poesía “tiende hacia la plenitud del pensamiento. El poeta es un ser que debe mantenerse en estado de vela, despierto, para ver lo que pasa en él mismo y alrededor suyo.

 

CANCIÓN

El peso del mundo

es el amor.

Bajo la carga

de la soledad,

bajo la carga

de la insatisfacción

 

el peso,

el peso que cargamos

es el amor.

¿Quién puede negarlo?

En sueños

él toca

el cuerpo,

en el pensamiento

construye

un milagro,

en la imaginación

angustias

hasta que nace

en ser humano –

 

mira fuera del corazón

ardiendo con pureza-

porque la carga de la vida

es el amor,

 

pero cargamos el peso

fatigosamente

y así debemos descansar

en los brazos del amor

finalmente,

debemos descansar en los brazos

del amor.

 

No hay descanso

sin amor,

no hay sueño

sin sueños

de amor –

sean locos o fríos

obsesionados con ángeles

o máquinas,

el deseo final

es amor

– No puede ser amargo,

no puede ser negado,

no puede ser contenido

si es negado:

 

el peso es demasiado pesado

 

– debe entregar

a cambio de nada

como el pensamiento

es entregado

en la soledad

en toda la excelencia

de su exceso.

 

Los cuerpos tibios

brillan juntos

en la oscuridad,

la mano se mueve

hacia el centro

de la carne,

la piel tiembla

de felicidad

y el alma viene

feliz al ojo –

 

Sí, sí,

eso es lo que

deseaba,

siempre deseé,

siempre deseé,

volver

al cuerpo

donde nací.

San José, 1954

             (Poemas de juventud)

 

SONG

The weight of the world

Is love.

Under the burden

Of dissatisfactión

 

The weight,

The weight we carry

Is love.

 

Who can deny?

In dreams

It touches

The body,

In thought

Constructs

A miracle,

In imagination

Anguishes

Till born

In human –

 

Looks out of the heart

Burning with purity-

For the burden of life

Is love,

 

But we carry the weight

Wearily,

And so must rest

In the arms of love

At last,

Must rest in the arms

Of love.

 

No rest

Without love,

No sleep

Without dreams

Of love –

Be mad or chill

Obsesse with angels

Or machines,

The final wish

Is love

– cannot be bitter,

Cannot deny,

Cannot withold

If denied:

 

The weight is too heavy

 

– must give

For no return

As thought

Is given

In solitude

In all the excellence

Of its excess.

 

The warm bodies

Shine together

In the darkness,

The hand moves

To the center

Of the flesh

The skin trembles

In happiness

And the soul comes

Joyful to the eye-

 

Yes, yes,

That’s what

I wanted,

I always wanted,

I always wanted,

To return

To the body

Where i was born.

 

 

UN SUPERMERCADO EN CALIFORNIA

Que ideas tengo de ti esta noche, Walt Whitman, porque caminé por las calles laterales bajo los árboles con un dolor de cabeza consciente de mí mismo mirando la luna llena.

En mi fatiga hambrienta, y comprando imágenes, entré al supermercado de frutas de neón, ¡soñando con tus enumeraciones!

Qué duraznos y qué penumbras! ¡Familias enteras comprando por la noche! Pasillos llenos de maridos! ¡Esposas en las pultas, bebés en los tomates! – y tú, García Lorca, ¿qué estabas haciendo junto a las sandías?

 

Te vi, Walt Whitman, sin hijos, viejo mendigo solitario, husmeando entre las carnes en el refrigerador y echando el ojo a los muchachos del supermercado.

Te oí preguntando a todos: ¿Quién mató a las chuletas de cerdo? ¿Cuánto valen los plátanos? ¿Eres tú mi ángel?

Anduve dentro y fuera de los brillantes montones de latas siguiéndote, y seguido en mi imaginación por el detective del negocio.

Caminamos juntos a grandes pasos por los abiertos corredores en nuestra solitaria fantasía probando alcachofas, poseyendo todas las delicias congeladas, y nunc pasando por la caja.

¿Dónde vamos, Walt Whitman? Las puertas se cierran en una hora. ¿En qué dirección apunta tu barba esta noche?

(Toco tu libro y sueño con nuestra odisea en el supermercado y me siento absurdo.)

¡Caminaremos toda la noche a través de calles solitarias? Los árboles añaden sombra a la sombra, luces apagadas en las casas, los dos estaremos solitarios.

¿Pasearemos soñando con la América perdida del amor más allá de los automóviles azules estacionados, hacia nuestra cabaña silenciosa?

Ah, querido padre barbagrís, viejo solitario profesor del coraje, ¿qué América tuviste cuando Caronte dejó de empujar su barca y bajaste en una humeante ribera y viste el bote desaparecer sobre las negras aguas del Leteo?

Berkeley, 1955

 

 

A SUPERMARKET IN CALIFORNIA

What thoughts I have of you tonight, Walt Whitman, for I walked down the sidestreets under the trees with a headache self-conscious looking at the full moon.

In my hungry fatigue, and shopping for images, I went into the neon fruit supermarket, dreaming of your enumerations!

What peaches and what penumbras! Whole families shoping at night! Aisles fullo of husbands! Wives in the avocados, babies in the tomatoes! – and you, García Lorca, what were you doing down by the watermelons?

 

I saw you, Walt Whitman, childless, lonely old grubber, poking among the meats in the refrigerator and eyeing the grocery boys.

I Heard you asking questions of each: Who killed the pork chops? What Price bananas? Are you my Angel?

I wandered in and out of the brilliant stacks of cans following you, and followed in my imagination by the store detective.

We strode down the open corridors together in our solitary fancy tasting artichokes, possessing every frozen delicacy, and never passing the cashier.

Where are we going, Walt Whitman? The doors close in an hour. Which way does your beard point tonight?

(I touch your book and dream of our odyssey in the supermarket and feel absurd.)

Will we walk all night thorough solitary streets? The trees add shade tos hade, lights out in the houses, we’ll both be lonely.

Will we stroll dreaming of the los America of love past blue automóviles in driveways, home to our silent cottage?

 

Ah, dear father, graybeard, lonely old courage-teacher what America did you have when Charon quit poling his ferry and you got out on smoking bank and stood watching the boat disappear on the black waters of Lethe?

Berkeley, 1955

 

 

AMÉRICA

América te lo he dado todo y ahora no soy nada.

América dos dólares y veintisiete centavos 17 de enero de 1956.

No soporto mi propia mente.

¿América cuándo acabaremos con la guerra humana?

Métete por el culo tu bomba atómica.

No me siento bien no me molestes.

No escribiré mi poema hasta que esté lúcido.

América ¿cuándo serás angelical?

¿Cuándo te quitarás la ropa?

¿Cuándo te verás a través de la tumba?

¿Cuándo serás digna de tu millón de trotskistas?

América, ¿por qué están tus bibliotecas llenas de lágrimas?

América ¿cuándo enviarás tus huevos a India?

Estoy enfermo de tus demenciales demandas.

¿Cuándo puedo ir al supermercado y comprar lo que necesito con mi bonita cara?

América después de todo somos tú y yo quienes son perfectos no el mundo próximo.

Tu maquinaria es demasiado para mí.

Tú me hiciste desear ser un santo.

Debe haber otro modo de establecer este argumento.

Burroughs está en Tánger no creo que vuelva esto es siniestro.

 

¿Estás siendo siniestra o es esto algún tipo de broma?

Estoy tratando de ir al punto.

Rehúso renunciar a mi obsesión.

América deja de presionar sé lo que estoy haciendo.

América las flores de los ciruelos están cayendo.

No he leído los diarios en meses, todos los días alguien va a juicio por asesinato.

América me siento sentimental por los “wobblies”.

América era comunista cuando era un muchacho y no lo lamento.

Fumo marihuana cada vez que tengo ocasión.

Me siento en mi casa días y miro las rosas en el closet.

Cuando voy a Chinatown me emborracho y no me acuesto con nadie.

Mi mente está decidida va a haber problemas.

Debieras haberme visto leyendo a Marx.

Mi psicoanalista opina que estoy perfectamente bien.

No diré la Plegaria del Señor.

Tengo visiones místicas y vibraciones cósmicas.

América aún no te he contado lo que le hiciste al Tío Max cuando vino de Rusia.

 

Me dirijo a ti.

¿Dejarás que tu vida emocional sea guiada por la Revista Time?

 

Estoy obsesionado con la Revista Time.

La leo todas las semanas.

Su portada se me queda mirando cada vez que me escabullo por la confitería de la esquina.

La leo en el sótano de la Biblioteca Pública de Berkeley.

Está siempre hablándome sobre la responsabilidad. Los hombres de negocios son serios. Los productores de películas son serios. Todo el mundo es serio menos yo.

Se me ocurre que yo soy América.

Estoy hablando solo de nuevo.

 

Aún se está levantando contra mí.

No tengo las chances de un chino.

Mejor considero mis recursos nacionales.

Mis recursos nacionales consisten en dos porros de marihuana millones de genitales una impublicable literatura privada que vuela a 1.400 millas por hora y veinticinco mil instituciones mentales.

Nada digo sobre mis prisiones ni los millones que viven sin privilegios en mis macetas bajo la luz de quinientos soles.

He abolido las casas de putas de Francia, Tánger es la siguiente.

 

Mi ambición es ser presidente a pesar de que soy Católico.

 

América ¿cómo puedo escribir una santa letanía en tu tonto estado de ánimo?

Continuaré como Henry Ford mis estrofas son tan individuales como sus automóviles más aún son de diferentes sexos.

América,¡ te venderé mis estrofas por 2.500 $ cada una 500$ por tu vieja estrofa

América libera a Tom Mooney

América salva a los republicanos españoles

América Sacco y Vanzetti no deben morir

América soy los muchachos de Scotboro.

América cuando tenía siete años mi mama me llevó a reuniones de célula comunista nos vendían garbanzos un puñado por ticket un ticket cuesta un níquel y los discursos eran gratis todos eran bueno que angelicales y sentimentales acerca de los trabajadores todo era tan sincero no tienes idea de lo era el partido en 1835 Scott Nearing era un magnífico anciano un verdadero mensch Madre Bloor me hizo llorar una vez vi al orador yidish Israel Amter. Todos deben haber sido espías.

América realmente no quieres ir a la guerra.

América son ellos los rusos malos.

Esos rusos esos rusos y esos chinos. Y esos rusos.

 

La Rusia quiere comernos vivos. La Rusia está loca por el poder. Ella quiere sacar nuestros autos de nuestros garajes.

Ella querer atrapar Chicago. Ella necesitar un Reader’s Digest Rojo. Ella desear nuestras fábricas de autos en Siberia. Él gran burocracia dirigiendo nuestras gasolineras.

Eso no bueno. Ugh. Él enseñar a indios leer. Él necesitar grandes negros. Hah. Ella hacernos trabajar dieciséis horas diarias. Ayuda.

América esto es muy serio.

América ésta es la impresión que tengo por mirar la televisión.

 

América ¿es esto verdad?

Mejor me pongo a trabajar inmediatamente.

Es verdad no quiero unirme al ejército o girar tornos en fábricas de piezas de precisión, en todo caso soy miope y psicópata.

 

América estoy acercando mi hombro maricón a la rueda.

Berkeley, 17 de enero, 1956

 

 

AMÉRICA

America I’ve given you all and now I’m nothing.

America two dollars and twentyseven cents January, 17, 1956.

I can’t stand my own mind.

America when will we end the human war?

Go fuck yourself with your atom bomb.

I don’t feel good don’t bother me.

I won’t write my poem till I’m in my right mind.

America when will you be angelic?

When will you take off your clothes?

When will you look at yourself through the grave?

When will you be worthy of your million Trotskyties?

America why are your libraries full of tears?

America when will you send your eggs to India?

I’m sick of your insane demands.

When can I go into the supermarket and buy what I need with my good looks?

America after all it is you and I who are perfect not the next world.

Your machinery is too much for me.

Your made me want to be a saint.

There must be some other way to settle this argument.

Burroughs is in Tangiers I don’t think he’ll come back it’s sinister.

Are you being sinister ori s this some form of practical joke?

I’m trying to come to the point.

I refuse to give up my obsession.

America stop pushing I know what I’m doing.

America the plum blossoms are falling.

I haven’t read the newspapers for months, everyday somebody goes on trial for murder.

America i feel sentimental about the Wobblies.

America I used to be a communist when I ws a kid I’m not sorry

I smoke marijuana every chance I get.

I sit in my house for days on end and stare at the roses in the closet.

When I go to Chinatown I get drunk and never get laid.

 

My mind is made up there’s going to be trouble.

You should have seen me Reading Marx.

My psychoanalyst thinks I’m perfectly right.

I won’t say the Lord’s Prayer.

I have mystical visions and cosmic vibrations.

America I still haven’t told you what you did to Uncle Max after he came over from Russia.

 

I’a addressing you.

Are you going tol et your emotional life be run by Time Magazine?

I’m obsessed by Time Magazine.

I read it every week.

Its cover stares at me every time I slink past the corner candystore.

I read it in the basement of the Berkeley Public Library.

It’s always telling me about responsibility. Businessmen are serious. Movie producers are serious. Everybody’s serious but me.

It occurs to me that I am America.

I am talking to myself again.

I haven’t got a chinaman’s chance.

I’d better consider my national resources..

My national resources consist of two joint of marijuana millions of genital san unpublishable private literatura that goes 1400 miles an hour and twenty-five-thousand mental institutions.

I say nothing about my prisons nor the millions of underprivileged who live in my flowerpots under the light of five hundred suns.

I have abolished the whorehouse of France Tangiers is the next to go.

My ambition is to be President despite the fact that I’m a Catholic

America how can i write a holy litany in your silly mood?

 

I will continue like Henry Ford my strophes are as individual as his automóviles more so they’re all different sexes.

America I will sell you strophes $2500 apiece $500 down on your old strophe

America free Tom Mooney

America sabe the Spanish Loyalists

America Sacco 6 Vanzetti must not die

America I am the scottsboro boys.

America When I was seven momma took me to Communist Cell meetings they sold us garbanzos a handful per ticket a ticket costs a nickel and the speeches were free everybody was angelic and sentimental about the workers it was all so sincere you have no idea what a good thing the party was in 1835 Scott Nearing was a grand old man a real Mensch Mother bloor made me cry I once saw Israel Amter plain. Everybody must have been a spy

 

America you don’t really want to go to war.

America it’s them bad Russians.

Them Russians them Russians and them Chinamen. And them Russians.

The Russia wants toe at u salive. The Russia’s power mad. She want to take our cars from out our garages.

Her wants to grab Chicago. Her needs a Red Reader’s Digest, her wants our auto plants in Siberia. Him big bureaucray runniing our fillingtstations.

That no good. Ugh. Him make Indians learn read. Him need big black niggers. Hah. Her make usa ll work sixteen hours a day. Help.

America this is quite serious.

America this is the impression I get from lookin in the televisión set.

America is this correct?

It’s true I don’t wnt to join the Army or turn lathes in precisión parts factories, I’m nearsighted and psichopathic anyway.

America I’m putting my queer shoulder to the Wheel.

Berkeley, January 17, 1956

 

 

EL REVERSO DE LO REAL

patio de ferrocarriles en San José

yo vagaba desolado

frente a una fábrica de tanques

y me senté en una banca

cerca de la cabaña del guardagujas.

 

Una flor yacía sobre el heno en

La carretera de asfalto

– La terrible flor de heno

Pensé – tenía un

Quebradizo tallo negro y

Corola de amarillentas sucias

Espinas como la corona de una pulgada

De Jesús, y una mancha

Seca borla central de algodón

Como una brocha de afeitar usada

Que ha yacido bajo

El garaje por un año.

 

¡Amarilla, amarilla flor, y

Flor de la industria,

A pesar de ser espinosa fea flor,

Flor de todos modos,

Con la forma de la gran amarilla

Rosa en tu cerebro!

Ésta es la flor del mundo.

San José, 1954

                                   (Poemas de juventud)

 

IN BACK OF THE REAL

Railroad yard in San Jose

I wandered desolate

In front of a tank Factory

And sato n a bench

Near the switchman’s shack.

 

A flower lay on the hay on

The asphalt highway

– The dread hay flower

I thought – It had a

Brittle black steam and

Corolla of yellowish dirty

Spikes like jesus’ inchlong

Crown, and soiled

Dry center cotton tuft

Like a used shaving brush

That’s been lying under

The garaje for a year.

 

Yellow, yellow flower, and

Flower of industry,

Tough spikey ugly flower,

Flower nonetheless,

With the form of the great yellow

Rose in your brain!

This is the flower of the World.

San José, 1954

                                                       (Earlier Poems)

 

 

 

SALMO III

A Dios: para iluminar a todos los hombres. Partiendo por los barrios bajos.

Deja que Occidente y Washington se transformen en un lugar más alto, la plaza de la eternidad.

Ilumina a los soldadores en los astilleros con el brillo de sus antorchas.

Deja que el operador de la grúa alce su brazo para el gozo.

Deja que los ascensores rechinen y hablen, ascendiendo y descendiendo con temor.

Deja que la misericordia de la dirección de la flor haga señas al ojo.

Deja que la recta flor ponga en palabras su propósito en la rectitud – buscar la luz

Deja que lo encorvado y lo recto pongan en palabras la luz

Deja que Puget Sound sea una ráfaga de luz.

Me alimento de tu Nombre como una cucaracha de una miga –esta cucaracha es sagrada.

                                                                                                       Seattle, 1956

 

SALMO III

 

To God: to illuminate all men. Beginning with Skid Road.

Let Occidental and Washington be transformed into a hig-her place the plaza of eternity.

Illuminate the welders in shipyards with the brilliance of their torches.

Let the crane operator lift up his arm for joy.

Let elevator creak and speak, ascending and descending in awe.

Let the mercy of the flower’s direction beckon in the eye.

 

Let the straight flower bespeak its purpose in straighness- to seek the light

Let the crooked flower bespeak its purpose in crookedness – to seek the light

Let the crookedness and straightness bespeak the light.

Let Puget Sound be a blast of light.

I feed on your Name like a cockroach on a crumb – this cockorach is holy.

Seattle, 1956

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

854 total views, 1 views today

Los comentarios están cerrados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve − 7 =