Ángel mio

Angel mío
¿Es que un dios te engañó?
O quizás no eres como yo pienso,
blanco, puro, sin pecado y sin libertad.

En el todo, confundido para mí,
que sólo puedo ver las cosas una a una,
es pobreza que acompaña a mi saber,
puede que tu amistad sea algo más
que una silente compañía de no ver,
y no tocar.
¿Por qué no pensar en amar?

¡Amigo, amigo!
Amigo mío que no necesitas amar
¡arrastrarme con tu amistad!
y llévame dónde Eckart me espera
en esa nada inextensa, innecesaria,
en la que no puedo soñar.
¡Vamos, vamos!
que nos espera la verdad.
¿Tú me entiendes?
¿Comprendes que no puedo
evitar vivir en el mal
y espero morir?

Mi ángel amigo:
Dos pasos más y te tocaré
como presencia amada
y te veré como guía que llama
Y me olvidaré de los pasos ciegos
que fueron y son la vida.
Amigo mío que estás más allá.